[av_image src=’https://www.repinor.com/wp-content/uploads/2017/02/hidrofugacion-repinor-sl-santa-cruz-de-bezana-cantabria.jpg’ attachment=’868′ attachment_size=’full’ align=’center’ styling=” hover=” link=” target=” caption=” font_size=” appearance=” overlay_opacity=’0.4′ overlay_color=’#000000′ overlay_text_color=’#ffffff’ animation=’no-animation’][/av_image]

[av_heading heading=’Hidrofugación’ tag=’h3′ style=’blockquote modern-quote modern-centered’ size=’35’ subheading_active=” subheading_size=’15’ padding=’20’ color=” custom_font=”][/av_heading]

[av_hr class=’custom’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’250px’ custom_border_color=’#c6c6c6′ custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=’#c6c6c6′ icon=’ue8bf’ font=’entypo-fontello’]

[av_textblock size=” font_color=” color=”]

Cumpliendo con toda la normativa de seguridad industrial, aplicamos hidrófugos de última generación en fachadas de ladrillo y piedra natural entre otros. Éstos reducen la infiltración de agua entre un 70% y un 90%. Estas moléculas de silicio no generan película, ya que se fijan a las cargas eléctricas de la superficie, quitándole al agua toda posibilidad de anclaje y penetración, incluso permitiendo la respirabilidad de la superficie.

Cuando el agua se evapora por el efecto del sol, las sales cristalizan hacia la superficie, acarreando graves perjuicios principalmente en la parte más superficial de la estructura mineral. Esto provoca que la piedra, morteros o la base mineral en cuestión, quede cada vez más débil, convirtiéndose paso a paso en una estructura llena de huecos, que cada vez absorberá y retendrá mas agua, por lo que su degradación irá en progresión.

  • Reducción de la absorción de agua por lo menos en un 70 %.
  • Alta capacidad de penetración.
  • Suficiente estabilidad alcalina.
  • Alta estabilidad ante los agentes atmosféricos.
  • Reducción de la difusión del vapor de agua en no más de un 10 %.
  • La protección no debe alterar el aspecto óptico de la fachada, más allá de un límite tolerable.
  • La impregnación no debe dejar capas, ni superficies brillantes ni pegajosas.

[/av_textblock]

[av_hr class=’invisible’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=” custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=” icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

Cerrar menú